El Bebé Mes a Mes

El cuarto mes del bebé: fin de la baja por maternidad

Desde que nació Lucía todo el mundo nos decía siempre lo mismo: los primeros 2-3 meses son los peores, luego ya cambia. Menudo topicazo pensaba yo por dentro.

Pues como ya avisé en mi post 10 Cosas que la maternidad te enseña: por la boca muere el pez, fue cumplir los cuatro meses y como por arte de magia Lucía empezó a dormir más horas por la noche y hacer solo una toma nocturna, y a veces incluso ninguna. Creo que la clave está ahí, en que en este tiempo muchos bebés empiezan a hacer menos tomas y a dormir un poco más.

Si le dábamos el bibe a las 11.30, hasta las 5 ó 6 de la mañana no pedía. A veces incluso más tarde. Y luego se volvía a dormir hasta las 9 o 9.30. En nochevieja por ejemplo, se lo dimos a las 12 justo después de dar las 12 campanadas (ya os decía que es un reloj) y hasta las 8 de la mañana no volvió a pedir.

Mayor organización y horario regular

En nuestro caso además, al cambiarle la leche por una AR (Anti Regurgitación), dejó de tirar y se quedaba completamente saciada por más tiempo. Exactamente 3 horas. Lucía desde entonces ha sido un reloj suizo. Si a las 10 le tocaba el biberón, a las 10:00 horas pasaba de 0 a 100 en milésimas de segundo y se ponía a llorar como si se le fuera la vida en ello. Siempre me ha alucinado esa manera que tienen los bebés de pasar de un estado a otro en un abrir y cerrar de ojos.

Lo bueno de ser tan puntual es que nos permitía organizarnos de maravilla cuando salíamos por ahí. Si estábamos de compras y le tocaba bibe a las 6 de la tarde, a menos cuarto ya estábamos entrando por la puerta de alguna cafetería. Así que empezamos a descansar mucho más. Eso sí, Lucía es de las que le gusta trasnochar, y la mayoría de días hasta mínimo las 12 de la noche no cerraba los ojos.

Pero como también han sido días de muchas comidas y cenas navideñas, pues se ha hecho más llevadero y la familia la ha podido disfrutar. Nosotros particularmente hemos pasado unas Navidades geniales, con mucha ilusión. Ya de por sí yo soy muy navideña, pero este año os podéis imaginar. Hasta hice bolas personalizadas para el árbol de Navidad como podéis ver en esta imagen. Muy friki lo sé!

¡A jugar!

Este mes el juguete estrella fue la mantita de actividades. Nosotros le compramos una de Skip Hop que vimos en Amazon en oferta, y fue todo un acierto. Se quedaba encandilada con los muñequitos que colgaban y podía pasarse 20 minutos perfectamente jugando ella sola.

Esto es algo que siempre he visto importante. Que aprendan a entretenerse ellos solos, aunque estemos nosotros sentados a su lado, pero que aprendan a desenvolverse con las cosas que ve en su entorno. De hecho en el cuarto mes es cuando ella ya ha ido cogiendo cosas con la mano y llevándoselas a la boca.

También como ha coincidido con Navidades, Lucía ha recibido muchos regalos de la familia. Un tema peliagudo por cierto: los regalos de Papá Noel y Reyes. Nosotros hemos preferido hacer lista de los reyes magos tal cual y así recibir solo lo justo y necesario. Entenderme, si nuestros familiares quieren hacer regalos nos parece genial, pero preferimos pedir cosas útiles. No creo que un bebé de 4 meses necesite 100 peluches ahora mismo, y sus padres menos jaja.

Así que hicimos una lista con lo típico de esta edad: sonajeros, mordedores, libros de actividades, pijamitas, algún conjuntito de vestir, un arco de actividades para la hamaquita, el saco de invierno de la sillita del carrito para abandonar ya el capazo, y poco más.

 

16 semanas: fin de la baja por maternidad

Y como no, en este mes se cumplieron las 16 semanas de baja por maternidad. Parece que el bebé lo perciba, porque fue estas navidades cuando le dio fuerte la hiper mega conocida “mamitis”. Y qué queréis que os diga, ¡yo la mar de feliz de que solo quisiera ir conmigo!

Se hace duro a veces, porque sales de su punto de visión y comienza el drama, y duele tanto verlos así. Pero no me negaréis ese puntito de orgullo que se siente cuando la coges y se pone tan feliz, y la gente flipa.

Pero de vuelta a la realidad, 16 semanas de baja no son 4 meses. Hasta que no eres madre no te das cuenta. Y entonces te pasas todo ese mes castigándote mentalmente lo injusto que el poco tiempo de baja que tenemos. Desde fuera parece que ha pasado mucho tiempo, pero con 16 semanas es muy bebé todavía, se te parte el alma pensar la de bebés que ya se van de cabeza a la guarde o con los abuelos.

Por suerte para mí, yo llevaba ya tiempo con ganas de cambiar de aires a nivel profesional para seguir creciendo. Así que a punto de volver al trabajo, pasó uno de esos trenes que pasan una vez en la vida con una propuesta emprendedora y algo arriesgada.

¿Y qué hice? Pues ser valiente y lanzarme a la piscina. Me desligué de mi trabajo y ahora estoy con un nuevo proyecto profesional que me va a permitir trabajar al principio desde casa y pasar más tiempo con mi bebé.

Si sale bien genial, y si sale mal por lo menos voy a crecer profesionalmente y disfrutar más de mi familia. He tenido mucha suerte de poder elegir, lo sé, la mayoría no se lo pueden permitir. Así que sólo por eso, había que aprovechar la oportunidad. Muchos me dicen que es una locura arriesgar un trabajo con un bebé de 4 meses, pero os digo que ahora puedo decir tranquilamente lo feliz que me siento, y eso para mí y mi familia es lo más importante.

No Comments Found

Leave a Reply