El Bebé Mes a Mes

Séptimo mes del bebe: sentadita me quedé

El tiempo pasa y no da tregua. Cada semana Lucía hace algo nuevo y va abandonando poco a poco su figura de “bebé” que tan agustito estaba en los brazos de mami. Pero este séptimo mes si hay algo que ha destacado por encima de otros aspectos. Como bien dice el titular, de repente un día, de la noche a la mañana, se quedó sentada sin apoyo alguno.

Y fue algo sorprendente, porque a Lucía no le gusta nada sentarse o que la pongas boca abajo, ella siempre quiere estar de pie. En la mantita de actividades sí que aguanta un buen rato boca arriba jugando y haciendo sus pinitos de canto, pero es sentarla para que juegue y enseguida ponerse a llorar. Y cuando conseguimos que se siente, a los pocos segundos se cae de lado.

Pero cuando menos lo esperábamos, una buena mañana se sentó bien falcada y se puso a coger sus juguetes como si llevara todo el mes haciéndolo. Sin caerse hacia ningún lado y tan feliz de la vida. Obviamente al cabo del rato se cansa y se cae, pero ya nos veíamos eternamente cogiéndola a cada minuto del día hasta que aprendiera a andar.

Todo el mundo nos dice que hay que obligarla a que gatee, a estar boca abajo más tiempo. Pero tanto como ¿Obligarla? La gente no deja de repetirlo… todos los días nos ponemos deberes para que haga ejercicio, de eso no os quepa duda, pero montar un drama en casa cada día para hacer que gatee, no está en mi lista de prioridades. Cada bebé tiene su ritmo, cuando esté preparada responderá a los estímulos.

Nuevos alimentos

En cuanto a la alimentación estamos muy contentos de la rutina que hemos conseguido tener y lo bien que come. Como dije en el último post, pensábamos que las papillas iban a ser un drama en nuestro día a día, pero todo lo contrario. Nos va de maravilla.

Durante el séptimo mes hemos introducido la papilla de pollo y verduras para comer y hemos comenzado a introducir sémola y verduras en las cenas. Así pues, a día de hoy el horario de Lucía es el siguiente:

  • 09:00-09:30 Desayuno –> Biberón 210 ml. con un par de cucharadas de 5 cereales
  • 13:00 Almuerzo/Comida –> Papilla de pollo y verduras. Siempre el muslo o contramuslo que son más jugosos, y vamos combinando patata con zanahorias, calabaza, judía verde, boniato…
  • 17:00 Merienda –> Papilla de frutas con una galleta, o un yogur más una pieza de fruta que le damos para que ella vaya mordisqueando a su ritmo: medio plátano, fresas, gajos de naranja, kiwi…
  • 20:00 Cena –> Alternamos cada día una cena diferente: Biberón con cereales / Papilla de cereales / Sémola + yogur o fruta / Papilla de verduras (brócoli, col, calabacín, judías, etc) + yogur o fruta.

Aquí diré que cada niño es un mundo y cada uno va a su ritmo. Yo no soy muy amiga de los radicalismos, ya lo saben los que me conocen. Ni eres mala madre por darle papillas, ni eres una adelantada de tu tiempo por darle alimentos enteros y que él coma a su ritmo (sí, BLW que dicen ahora, cuando nuestras madres ya lo hacían). Yo soy más de actuar con sentido común según voy viendo cómo se desarrolla Lucía. 

Al principio le dábamos solo la fruta en papilla. Si le dábamos algún trozo lo tiraba directamente, ni lo miraba ni se lo llevaba a la boca. No atinaba a ponerse el chupete, menos aún iba a meterse un trozo de comida. Pues pasadas unas semanas ella sola ha ido siendo más consciente de lo que es la comida y cuando le doy una fresa o un plátano o el trozo de comida que toque, se lo va comiendo a bocados tranquilamente.

Ha sido algo natural, nosotros le hemos dado la opción cuando hemos visto que estaba preparada, y ella ha comida por su cuenta cuando le ha dado la real gana. Sin presiones y al fin y al cabo, alimentándose que es lo más importante.

No hay que tener prisa por que comen de verdad, hay que respetar su ritmo y ver si está preparado o no. Lo importante es que la hora de las comidas no se convierta en un trauma para nadie, sino en un momento relajado y de desconexión.

Por si os sirve, aquí os dejó un post que leí recientemente de Lucía Mi Pediatra, y que sintetiza muy bien la BLW (Baby Led Weaning).

Rutinas y horas de sueño

Seguimos en las mismas. Lucía es una dormilona, duerme 10 horas prácticamente del tirón por las noches y no amanece hasta las 9.  Pero sigo durmiéndose muy tarde, este mes incluso ha habido días que hasta las 12 de la noche no conseguíamos dormirla.

Hemos intentado cumplir bien ciertas rutinas: Baño a las 19:00 horas – Cena a las 20:00 horas, pero cuando la metemos en la cuna empieza el drama. Ella prefiere jugar claro. Así que podemos tenerla una hora de reloj dentro de la cunita intentando que se relaje pero lo único que conseguimos es que se ponga mucho más nerviosa y se cabree mucho más.

Así que bueno, creo que hasta que no empiece la guardería en septiembre seguiremos disfrutando los findes de quedarnos en la cama hasta las 10 entre desayunos, risas y juegos 🙂

 

No Comments Found

Leave a Reply