El Bebé Mes a Mes

Noveno mes del bebe: ¡dientes, dientes, dientes!

La cosa avanza a grandes zancadas este mes y ahora que ha llegado el verano no paramos en casa ni un segundo para disfrutar del buen tiempo.

Y es que Lucía está para comérsela, ¿o se nos como ella a nosotros? Pues más bien lo segundo porque en este noveno mes, el día 21 de mayo para ser más exactos, le rompieron los dos incisivos centrales. ¡Menuda emoción!

Aunque si os digo la verdad, tenía ya ganas de que le saliera algún diente, cada día mirando ahí expectante, y ahora que los tiene me doy cuenta de que se fue su carita de bebé, ¡snif! En cuestión de una semana le crecieron muy rápido, y ahora se le distinguen perfectamente, solo veo dientes cada vez que sonríe jeje. Y la expresión de la cara cambia. Pero bueno ahí está lo bonito, verlos crecer sanos y fuertes aunque nos dé un poco de morriña abandonar la etapa de bebé.

Qué cierto es cuando tienes el primer bebé, las ganas que tienes de que crezcan, que se sienten, que caminen, que coman…. Y que rápida se esfuman esas ganas de quemar etapas. Como dice el refrán “Ten cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir”. Nada más lejos de la realidad.

Síntomas con los primeros dientes

Mucha gente me preguntaba si tuvo fiebre, si lloraba más, si lo mordía todo…. En nuestro caso nada de eso, ni la vimos más desficiosa ni más irritable esos días. El mes pasado si estaba más ansiosa por morder y metérselo a la boca todo pero estos días no. El único cambio destacable en torno a la salida de los dos dientes es lo mucho que babea ahora Lucía. Es exagerado, pero bueno, supongo que como todos los bebés en esta etapa.

Lo que sí hemos hecho ha sido ir a la farmacia y comprarle a Lucía un cepillo dental infantil. Puede parecer una tontería pero es importante que en cuanto aparezcan los dientes cuidemos la salud de la boca del bebé para evitar infecciones o incluso caries.

Obviamente, solo pondremos un barrillo de pasta dental fluorada de 1.000 ppm de flúor en el cepillo de la noche.  Aquí como en todo, cada cual que haga lo que crea más conveniente. Esta información aparece en la cartilla de salud infantil de la Generalitat Valenciana, y lo comparte mi dentista. Así que nosotros optaremos por esta línea.

Hay partidarios de no usar pasta de dientes hasta los 2 años de edad, pero no me convence, así que después de preguntar hemos optado por la marca VITIS. Os dejo el enlace en el nombre de la marca porque me ha parecido muy interesante para resolver algunas dudas.

¡Cuidado con el sol!

Como os decía al principio, aquí en Valencia el sol ya “quema” a poco que lo tomes y ahora que podemos disfrutar más del tiempo libre no nos olvidamos nunca de ponerle crema solar cada vez que salimos.

Otro eterno debate entre las mamis con el tipo de crema que debemos aplicarles. Cada bebé es un mundo, no todos tienen el mismo tipo de piel. Hay que informarse bien. Nosotros hemos optado por la marca Bioderma SPF 50+ que se vende en farmacias y que ofrece una protección muy alta. Es en spray así que es muy fácil de aplicar y sirve tanto para la cara como para el cuerpo.

¡Y el gorrito que no falte! Ni el agua, ni el abanico por si suda, ni…. Ops, soy una madre en toda regla 😛

 

Fiel a las rutinas

Por suerte podemos decir que Lucía sigue comiendo igual de bien que siempre y respetando sus horarios a rajatabla. Así que no nos lo puede poner más fácil.

Ahora con los dos incisivos de abajo ya se ha dado cuenta de lo útiles que son y la verdura al vapor o el pescado los devora más fácilmente. Por lo que estamos a empezando a darle menos alimentos triturados.

Y de postre su trocito de fruta como siempre. Hemos descubierto que es una gran fan del melón, así que es algo que ya no falta nunca en casa.

También sigue durmiendo bastante bien, tiene noches malas pero por lo general es una dormilona. Además hemos conseguido quitarle su siestecilla de antes de cenar, y ahora se empieza a dormir antes, así que con suerte a las 10 ya la tenemos en la cama hasta las 9 del día siguiente.

Y parece que poco a poco también le va cogiendo el gustillo a eso de echarse la siesta. Antes apenas hacía 20 minutos, pero ahora si hay suerte puede estar 1 hora  u 1hora y media descansado en la cama. Supongo que ahora que tiene mucha más actividad también se cansa más y necesita sus horitas de sueño.

 

En breve damos comienza ya a las vacaciones de verano, así que con muchas ganas de ver cómo nos las arreglamos en nuestro primer viaje en familia. Pero mientras tanto ¡a seguir disfrutando!

 

No Comments Found

Leave a Reply