El Bebé Mes a Mes

Undécimo mes del bebe: primer verano lleno de primeras veces

Pues ya hemos llegado al último cumplemes de Lucía, el siguiente será para celebrar su primer añito. Así que por un lado con muchas ganas de que llegue ese día, pero con un poco tristeza de quemar una etapa más.

Todo el mundo me dice ¿A qué se te ha pasado rápido el primer año? Pues sí y no. El tiempo pasa muy rápido y conforme nos hacemos mayores cada vez más. Pero es verdad que este año lo he podido disfrutar al máximo gracias a mi situación laboral. No tuve que incorporarme al trabajo a los cuatro meses ni he tenido la necesidad de llevarla este año a la guardería, así que se pasa rápido, pero he tenido la inmensa suerte de haber vivido a su lado cada minuto.

Si hecho la vista atrás y hago repaso, no hay un solo día que no haya estado con ella. La he podido despertar yo misma todos los días, he podido estar en sus risas y en sus lloros, la he acunado durante la siestas hasta que ya se ha hecho más mayor y se duerme sola, he estado en todas sus “primeras veces”…. Aunque se termine el año, da penita pero estoy muy feliz!

Primer Viaje en familia

Lo mejor de este primer verano ha sido poder disfrutar de más días en familia. Desde que papá acabó su mes de baja por paternidad no habíamos vuelto a estar tantos días juntos. Nuestro destino: 10 días visitando VIGO-OPORTO-LISBOA

Y he de decir que la mar de bien nos ha ido. Teníamos muchos miedos, por el viaje en coche (fueron 9 horas desde Valencia), cómo organizarnos con las comidas, si se portaría bien, si dormiría bien en la cuna de viaje…

Pero al final todo es cuestión de actitud. Estoy preparando un post para contar como nos las hemos arreglado que podréis leer muy pronto. Pero como adelanto, he de decir que ir a apartamentos nos ha facilitado mucho las cosas. Y también el hecho de ir de relax, sin prisas. Paseando tranquilamente a todos los sitios, pasando por el apartamento cuando hemos querido descansar, quitándonos la presión de si no llegamos a verlo todo pues no llegamos y no pasa nada. Es verdad que Lucía es una niña bastante tranquila y ayuda bastante, de otra forma hay que reconocer que es complicado.

Lo importante ha sido poder desconectar de la rutina y viajar de nuevo que es algo que nos apasiona y que no queremos dejar de hacer, aunque tengamos una niña. Esa mentalidad viejuna de “viaja ahora que luego cuando tengas hijos no podrás” Hola???? Nosotros hemos viajado estupendamente. Solo hay que adaptarse y evolucionar.

Desarrollo psicomotor

Este mes nos hemos dado cuenta que cuando le enseñas algo nuevo tarda muy poco en aprender a imitarlo. Nos ha pasado con el típico palmas palmitas, con aprender a saludar con la mano (a su manera), a aplaudir si nos ve aplaudir o cuando le preguntamos ¿Cuántos años vas a cumplir? Enseguida levanta el dedo índice.

Obviamente lo hace cuando a ella le apetece, delante de la gente siempre nos deja mal por supuesto 😛 jajaj pero presta muchísima atención y enseguida se esfuerza por hacer lo mismo que nosotros.

Y por fin, por fin… se ha lanzado a gatear!!! Tenía ya los brazos que se me iban a caer del cuerpo, de estar todo el día aguantándola de pie. Porque esta señorita llamada Lucía, desde los 4 meses siempre le ha gustado tensarse como un palo para que la aguantaras de pie. Estar sentado o ponerla boca abajo era un drama.

Pero fue llegar del viaje, y lanzarse a gatear como si lo llevara haciendo toda la vida. Debió pensar que si quería ver más mundo tenía que ponerse las pilas.

Y andar, pues creo que en un mes se lanza ya a caminar sola. Ya se aguanta sola de pie y se recorre todo el comedor tomando por barandilla todo lo que pilla a su altura. Le encanta andar cuando la coges de la mano, y cuando quiere llegar a algo o a alguien rápido se agacha y se pone a gatear.

Otro momento precioso: llegar a casa y que esté ella en la otra punta del comedor y se ponga a gatear a toda velocidad hasta llegar a mí, levantar sus brazos y mirarme con una sonrisa de oreja a oreja como si dijera “cógeme, cógeme”. ¡No tiene precio!

Alimentación

Hace unos días estuvimos de nuevo en el pediatra que la revisó para autorizar la vacuna de los 11 meses y como viene siendo ya habitual, Lucía está estupenda. Percentil de peso 50 y de altura 85.

Nos comentó que es una niña que ya puede comer de todo perfectamente, solo es cuestión de ir introduciéndole los alimentos que le falten poco a poco y sabiendo también que apenas tiene dos dientecillos abajo.

Lo único que nos dijo que NO podía tomar: marisco hasta los 2 años, porque es un alimento muy alergénico, zanahoria cruda y frutos secos (estos dos últimos por el riesgo de atragantamiento).

Este mes ha tomado ya lentejas en puré, el sabor no le ha entusiasmado, pero bueno, se acaba casi el plato que ya es y ha empezado a tolerar mejor el arroz. El mes pasado se le hacía bola y lo escupía.

También le están gustando mucho los espaguetis, cortados a trocitos pequeños y el pescado, que lo devora.

Así que muy contentos, lo único eso que comento, que nos gustaría que tuviera ya más dientes para que pudiera comer mejor las cosas, porque si no estás encima coge los trozos y tal como entran tal cual se los traga, y supongo que su estómago agradecerá que le lleguen un poco más mascaditos.

Mientras tanto….

¡Comenzamos los preparativos para su primer cumpleaños!

No Comments Found

Leave a Reply